Myriad Stars: Una Nueva Estrella

(Crónicas de Wu Ji, Libro 1). Un Universo LitRPG
 
 
Editorial Bubok Publishing
  • 1. Auflage
  • |
  • erschienen am 11. Februar 2020
  • |
  • 220 Seiten
 
E-Book | ePUB ohne DRM | Systemvoraussetzungen
978-84-685-4441-0 (ISBN)
 
Wu Ji, a diferencia de los otros niños de su edad, no podía cultivar. Esto no lo hizo renunciar incluso después de fallar la ceremonia de despertar. Su conciencia tiene algo que le llevó años alcanzar. Wu Ji es insultado y maltratado por todos por su incapacidad de cultivar, cada insulto fortalece su consciencia llegando cada dia mas cerca a la clave que desatara su poder. Sigue a Wu Ji en su camino inicial de cultivo hacia las Myriad Stars. Míralo fortalecerse, haciendo innumerables enemigos. Jóvenes Maestros, princesas, increibles talentos... nada puede rivalizar con el monstruo que Wu Ji está destinado a convertirse. Disfruta de esta gran novela Xianxia/Wuxia. Myriad Stars es un universo lleno de cultivadores, immortales y dioses. Un libro LitRPG/GameLit. Un nuevo género literario, por fin traido al español.
  • 1,42 MB
978-84-685-4441-0 (9788468544410)

 

 

 

 

 

 

 

 

Wu Ji había cumplido los dieciséis años.

Durante toda su vida, lo habían llamado todo tipo de cosas: basura, inútil, desperdicio. Wu Ji tenía la certeza de que lo habían llamado todas las cosas negativas que pudiera imaginar.

A pesar de eso, solo podía reconocer que él, tal vez, sí merecía algunos de esos nombres despectivos. Era, literalmente, un individuo inútil. De hecho, era demasiado estúpido y perezoso para estudiar, carecía de la capacidad de cultivar e incluso era demasiado débil para trabajar en el campo. Su única cualidad redentora es que era un joven bastante guapo. No era excepcionalmente guapo, pero era lo suficientemente guapo como para atraer a algunas mujeres jóvenes. Aunque, lamentablemente, cuando las mujeres lo conocían, salían corriendo sin dudarlo. A pesar de ello, Wu Ji no las culpaba. ¿Quién tenía la culpa de que hubiera nacido así?

Cuando Wu Ji estaba en el vientre de su madre, su padre probablemente soñó infinidad de veces con lo que su hijo podría llegar a ser. Sin embargo, en ninguno de sus sueños, pudo haber imaginado en lo que Wu Ji se había convertido ahora. En un hombre inútil y débil.

La familia Wu era pequeña. El padre de Wu Ji había sido soldado, pero por descgracia, murió en una guerra hacía cinco años. Antes de morir, el padre de Wu Ji había hablado con varios superiores para conseguirle un puesto a su hijo en el ejército. Pero, cuando Wu Ji fue a reclamar el puesto, no se lo concedieron. Después de todo, ¿por qué el ejército iba a querer a un hombre tan débil que ni siquiera podía levantar una espada?

Incluso si el ejército lo hubiera aceptado, Wu Ji no sabía cultivar, por lo que seguramente lo habrían utilizado como carne de cañón. Además, al ser tan débil, temía a la muerte considerablemente. Y la muerte es algo que en el ejército estaba a la orden del día. Así que, en lugar de buscar una forma de ganarse la vida, buscó otras razones para seguir viviendo.

La cabeza de Wu Ji estaba llena de sueños, sueños pervertidos. Siempre soñó con ser el hombre más poderoso y guapo del mundo, y estar rodeado de innumerables bellezas. Pero eso era solo un sueño.

La madre de Wu Ji era muy apuesta y encantadora. Constantemente, recibía ofertas para volver a casarse, e incluso para ser concubina de algunos nobles. Pero ella siempre las rechazaba, por muy generosas que estas fueran, ya que el amor que aún sentía por su difunto esposo le impedía rehacer su vida. Y eso era algo que muchos admiraban. Afortunadamente, la mayoría de la gente de ciudad la trataba bien y la respetaba. Sin embargo, su hijo era otro asunto, y no había nada que la madre de Wu Ji pudiera hacer al respecto. Después de todo, a pesar de sus deseos, su hijo era realmente inútil.

A la edad de diez años, la mayoría de los niños pasaban por el proceso del despertar, llamado la ceremonia de las Myriad Stars. Esta ceremonia se realizaba en todo el mundo, tal vez incluso en todo el universo. Y gracias a ella, los humanos aprendían a cultivar.

El acto era bastante simple. Los niños se sentaban a meditar, e intentaban respirar la energía del cielo y de la tierra que había a su alrededor. De esta forma, se conectaban con sus Myriad Stars. A cuantas más estrellas se conectarán, más talento y beneficios obtendrían. No obstante, nadie sabía exactamente qué eran las estrellas. Pero se decía que había muchas Myriad Stars en el universo, y que cualquiera de los nacidos en él «pertenecía» a una de ellas. Así, conectarse con las estrellas era el primer paso para cultivar y romper los grilletes mortales.

Una antigua enseñanza decía que, cuando las personas alcanzaban cierto nivel de cultivación, rompían los grilletes de este reino y ascendían a su Myriad Star. Se trataba de una antigua leyenda, y para la mayoría de la gente de la ciudad, solo eran historias que contar a sus hijos.

Cuando un niño se conectaba con sus Myriad Stars, recibía la marca y la bendición de las estrellas. La marca se usaba para darle una calificación a los niños, ya que algunas estrellas y bendiciones se consideraban más fuertes que otras. De este modo, los niños se clasificaban en función del talento percibido y de su futura fuerza. Por lo general, un talento de dos estrellas recibía dos bendiciones. Según esta lógica, un talento de dos estrellas no podía vencer a un talento de tres. Aunque también había otros factores para tener en cuenta, como la edad, el linaje, el nivel de cultivación y más. Por lo tanto, no era del todo imposible para un talento de dos estrellas vencer a un talento de tres. Simplemente, era difícil.

Una vez que el niño conectaba con sus estrellas durante la ceremonia de Myriad Stars, era casi imposible poder cambiar de estrella. Tan solo era posible si una de las estrellas tenía un Camino Estelar.

Solo algunas de las estrellas contenían un Camino Estelar. Y las que lo tenían, permitían al usuario aumentar en talento y bendición. De esta forma, a medida que el cultivador crecía y mejoraba, podría cambiar de estrella. Pero eso era un caso extremadamente especial. Incluso si un cultivador se conectaba a una de estas estrellas especiales, era muy posible que no pudiera acceder al Camino Estelar que escondía. Esta última leyenda era la que el sacerdote, en todas las ceremonias, contaba con más entusiasmo y detalle, pues nunca había conocido a nadie que alcanzará dicho poder. Por ello, siempre intentaba motivar a los niños para que desarrollaran al máximo su potencial.

Wu Ji tenía un talento de cero estrellas, algo que nunca se había registrado en la historia del Imperio. Sí que hubo algunos niños que carecieron de talento, y se convirtieron en talentos de una estrella. Pero, ¿cero? Eso jamás había sucedido, y así fue como se convirtió en el hazmerreír de la ciudad. Incluso los dioses se burlaron de Wu Ji.

En realidad, no era su culpa. Cuando Wu Ji pasó por la ceremonia, todas las Myriad Stars (todas y cada una de las miles de millones de estrellas) lo rechazaron como si fuera basura, una plaga o algo parecido. Terminó en una esquina, conectado a una estrella desolada, estéril y llena de agujeros. Apenas parecía a una estrella. Esta no lo rechazó como las demás, pero claro, apenas se podía catalogar como estrella. Por lo tanto, lo calificaron como un talento de cero estrellas.

En aquel momento, Wu Ji pensó que, tal vez, esa estrella tenía un Camino Estelar que le daría una bendición genial o algo así. Pero ya habían pasado seis años desde que se celebró la ceremonia, y no le había pasado nada especial. Sus viejos amigos ya eran lo suficientemente fuertes como para matar a Wu Ji con un dedo. Además, dominaban el poder del trueno, del fuego y otros poderes increíbles.

Esencialmente, Wu Ji no era diferente a un mortal excepto por una pequeña cosa: su alma consciente podía acceder directamente a su extraña estrella. Este hecho era algo totalmente desconocido. Aunque, en realidad, él no veía nada fascinante en esa facilidad de conexión con la estrella, puesto que a la hora de la verdad, no le servía de mucho. La estrella no tenía absolutamente nada, solo era una pequeña bola a la que no podía alcanzar. Durante los últimos años, Wu Ji no se rindió y meditó cada noche para intentar llegar a la esfera. A pesar de todo lo que le había sucedido. A pesar de todos los nombres que lo habían llamado, e incluso viendo que todos lo superaban y lo dejaban de lado, olvidado, como un completo inútil, cada noche daba un paso más y se acercaba más a la pelota.

Wu Ji estimó que, en unos días más, finalmente podría alcanzar esa esfera. Realmente, confiaba en que la pelota le cambiaría la vida. Estaba seguro de ello. De lo contrario, ¿cómo podría haber ignorado durante tantos años los insultos?, ¿cómo se había podido enfrentar a su vida sin intentar suicidarse? Para él, estaba claro; algo dentro de su mente lo empujaba a alcanzar esa pequeña bola.

Tan solo tenía que esperar una semana y por fin, todo cambiaría. Respiró y se armó de paciencia.

-¡Buenos días, mamá! -dijo Wu Ji con entusiasmo y con una gran sonrisa en su rostro. Estaba entusiasmado, nervioso y expectante. Al fin, esta noche, podría cambiarlo todo: lograría alcanzar esa pequeña esfera.

-Buenos días, hijo, ¿sucedió algo bueno? ¡Oh! Finalmente, has crecido. He estado esperando este momento. ¡Bueno! Tu madre te apoyará. Hoy es el torneo de lucha del marido de la señorita Lan. Tu padre estaría orgulloso de ti. Como hombre, ¡tienes que luchar! ¿Qué más da si no puedes cultivar? ¡Un hijo mío nunca se esconde! -La madre de Wu Ji estaba tan atrapada en su estado de ánimo, que no se dio cuenta de que la cara de su hijo se volvía más sombría por segundos.

«Por el amor de Dios, mamá, no quieres que tu hijo siga vivo, ¿verdad? ¿En qué diablos estás pensando? Si hubiera sabido que hoy era el torneo de lucha de marido de la señorita Lan, no habría sonreído ni por un momento. Supongo que tendré que recibir de nuevo una paliza».

Los pensamientos de Wu Ji no carecían de razón. En el pasado, por culpa del entusiasmo de su madre, había tenido que recibir algunas palizas de otros muchachos. Lo habían etiquetado como basura tantas veces, que cuando su madre veía que estaba de buen humor, siempre pensaba que Wu Ji estaba cambiando y estaría dispuesto a luchar para mejorar. Desafortunadamente para Wu Ji, a la diosa de la suerte siempre le gustaba jugar con él. Cada vez que estaba de buen humor, ocurría algo grandioso en la ciudad. Y su...

Dateiformat: EPUB
Kopierschutz: ohne DRM (Digital Rights Management)

Systemvoraussetzungen:

Computer (Windows; MacOS X; Linux): Verwenden Sie eine Lese-Software, die das Dateiformat EPUB verarbeiten kann: z.B. Adobe Digital Editions oder FBReader - beide kostenlos (siehe E-Book Hilfe).

Tablet/Smartphone (Android; iOS): Installieren Sie bereits vor dem Download die kostenlose App Adobe Digital Editions (siehe E-Book Hilfe).

E-Book-Reader: Bookeen, Kobo, Pocketbook, Sony, Tolino u.v.a.m. (nicht Kindle)

Das Dateiformat EPUB ist sehr gut für Romane und Sachbücher geeignet - also für "glatten" Text ohne komplexes Layout. Bei E-Readern oder Smartphones passt sich der Zeilen- und Seitenumbruch automatisch den kleinen Displays an. Ein Kopierschutz bzw. Digital Rights Management wird bei diesem E-Book nicht eingesetzt.

Weitere Informationen finden Sie in unserer E-Book Hilfe.


Download (sofort verfügbar)

3,49 €
inkl. 7% MwSt.
Download / Einzel-Lizenz
ePUB ohne DRM
siehe Systemvoraussetzungen
E-Book bestellen