Historio de la Filosofía VI Humanismo

 
 
Books on Demand (Verlag)
  • 1. Auflage
  • |
  • erschienen am 14. Februar 2020
  • |
  • 201 Seiten
 
E-Book | ePUB mit Wasserzeichen-DRM | Systemvoraussetzungen
978-84-1326-702-9 (ISBN)
 
El renascimiento del espírito humano, después de las tinieblas de la edad media, fue impulsado por los humanistas que aspiraban al resurgir del interés del hombre para laas letras, las artes y todas las actividades específicamente humanas.
El redescubrimiento del idioma latino y de los autores clásicos llevó los humanistas a cuestionar michas posiciones de la Iglesia con respecto a la ética y al uso desviado y utilitarista del idioma
de los padres. Esas críticas, naturalmente, no pudieron evadir la atención de los Inquisitores
1. Auflage
  • 0,47 MB
978-84-1326-702-9 (9788413267029)
Javier Galvez, además de varios ensayos y traducciones, ha escrito una Historia de la Filosofía que ha llegado al octavo tomo, de los diez previstos. Ama la naturaleza, la verdad y los animales. Vive en las nubes, entre Málaga y Galápagos.

Historia de la Filosofía VI Humanismo


El sabio revisa sus opiniones,

El estólido se queda siempre con las mismas.

(Francesco Petrarca)


Introducción

 

Renacimiento significa volver a nacer, resurgir, recomenzar una nueva vida, y el Renacimiento significó exactamente esto: el final de la edad media y una nueva era en la historia de la civilización occidental europea. Sea en francés, renaissance, que en italiano, rinascimento, la palabra renacimiento indicó el movimiento cultural que marcó el resurgir del interés del hombre para las artes, la arquitectura, el conocimiento y, en general, para todas las actividades específicamente humanas, saliendo de las tinieblas de los siglos oscuros.

En realidad el concepto de una nueva era fue acuñado en época muy posterior, en el XIX siglo, por los escritores Jules Michelet (París 1798 - Hyéres 1874), insigne historiador romántico francés, el poeta e historiador inglés John Addington Symonds (Bristol 1840 - Roma 1893) y sobre todo por el grande historiador del arte europeo, el suizo Jacob Christopher Burckhardt (Basilea 1818 - 1897) que con su ensayo La civilización del renacimiento en Italia, publicado en 1860, sigue ejerciendo una enorme influencia en la cultura europea hasta nuestros días.

Sin embargo, la noción de un resurgimiento de la cultura europea de las cenizas de la edad media remontaba a muchos siglos antes, con los escritores italianos y tardo-escolásticos del XIV, XV y XVI siglo que, habiéndose dedicado al estudio de las manifestaciones humanas en todos los campos del saber y del arte (el Studium Humanitatis), terminaron por ser calificados como humanistas.

Fue el grande humanista italiano Francesco Petrarca (Arezzo 1304 - Padua, 1374) que por primero calificó los casi mil años desde la caída del imperio romano hasta sus días como los siglos oscuros, la era del oscurantismo caracterizada por la pérdida de la excelencia en la cultura, las artes, y el pensamiento derivados de la abismal caída de la moral pública. Petrarca no esperaba en forma ingenuamente optimista que fuera posible cambiar en poco tiempo la corrupción presente en la vida política profundamente radicada en la costumbre de su época. Quiso, pero, hacer un llamado a la sensibilidad y a la pureza de las nuevas generaciones para incitarlas al estudio de los autores clásicos especialmente aquellos más reconocidos en el campo de las letras y del pensamiento filosófico-moral. Su llamado, además, no se limitaba a la imitación formal de las antiguas manifestaciones del arte y de la literatura, sino a una penetración de su espíritu en el genio, el misterio y la rectitud de las costumbres, que hubiera llevado, según su visión, a recuperar los valores del buen vivir y de los buenos hábitos, lo que hubiera producido en los jóvenes la esperanza de un futuro iluminado por la rectitud y, con ello, la expectativa de una vida feliz. A Petrarca debemos, en fin, la idea que los antiguos pensadores representaban el cenit y los siglos oscuros el nadir de la creatividad humana y que el resurgimiento de la mente humana dependía del estudio de los autores y de la cultura clásica.

Estos conceptos se ampliaron y se profundizaron durante el XV siglo estimulando la mente humana hacia el resurgimiento a través del estudio de esos autores clásico, que debían servir como instrumento para lograr la propia superación y la recuperación de todo el potencial intelectual y creativo humano mantenido en la oscuridad por tantos siglos. Todas las ramas del saber y de la creatividad humana fueron estimuladas y enaltecidas. El análisis y el redescubrimiento de los viejos modelos dieron lugar a un nuevo estudio de la naturaleza y a la tentativa de su imitación y reproducción. Esta tendencia se observó en la aplicación de formas y técnicas resultantes del estudio del espacio, que en las artes plásticas se habían perdido, como por ejemplo, en la pintura, el redescubrimiento de la perspectiva; en la arquitectura, la técnica de construcción del arco; y en la escultura la forma y las proporciones del cuerpo humano.

Fue, finalmente, Giorgio Vasari (Arezzo 1511 - Florencia 1574) arquitecto y pintor renacentista, que vio ofuscada su excelsa virtud en esas artes por la fama que adquirió como estudioso e historiador del renacimiento italiano, que, en su obra Vidas de los más eminentes pintores escultores arquitectos italianos, publicada en 1550, usó establemente la palabra renacer (rinascita), que luego se convertiría de uso general, para especificar esta época, declarando que luego de haber sido sepultada por 600 años la creatividad humana había vuelto a resurgir con los grandes artistas italianos de los cuales él ilustraba las vidas.

Un cambio tan profundo en la manera de pensar de la sociedad europea no surgió de la nada. Éste fue el resultado de las grandes transformaciones que se produjeron en ella con el agotarse de la sociedad medieval que había permanecido estática e inamovible por al menos ocho siglos. En efecto la sociedad del siglo XIV era bien diferente de aquella que había dominado en los siglos anteriores. Las Cruzadas y los Años Santos habían creado un nuevo mundo cosmopolita y viajero; los comercios se habían incrementado sensiblemente y las mercancías procedentes del extremo oriente llegaban abundantes a Venecia, centro comercial de Europa en esos tiempos, a través de la famosa ruta de la seda. Por otro lado las Cruzadas nunca constituyeron un obstáculo al desarrollo de los comercios con el oriente, pues, de hecho, ellas fueron lanzadas sólo para la reconquista de un específico lugar, sagrado para el mundo cristiano y el musulmán, que era la ciudad santa de Jerusalén, y no para la liberación de toda esa parte del mundo occidental sometida al dominio islámico. Nunca, por ejemplo, el mundo cristiano europeo participó en la guerra por la reconquista cristiana de la península ibérica, antes, como hemos podido constatar en los anteriores tomos de esta concisa historia de la filosofía, la cultura cristiana europea tuvo profundas y provechosas relaciones con el mundo musulmán andalusí que transmitió a ella las traducciones al árabe y luego al latín de las obras de los grandes filósofos helénicos.

En éste clima social se produjo el primer cambio cultural del mundo occidental europeo: nació una nueva clase de ricos burgueses, empresarios, comerciantes, abogados, notarios y banqueros que por menester tuvieron que aprender a leer y escribir, a más que aprender a llevar sus cuentas, y ellos mismos estuvieron en las condiciones de enviar sus hijos a estudiar en las mejores universidades de sus países. Éste primer cambio hizo que la cultura no fuera más monopolio de los eclesiásticos, sino que se expandiera hacia la sociedad laica y burgués.

Como consecuencia del incremento de estudiantes burgueses y la creciente demanda de instituciones educativas, surgieron, en el XIII y XIV siglo, las primeras Universidades laicas europeas, especialmente en Italia y en Alemania. Famosas fueron las Universidades de Pádua, Pavía y Bolonia en Italia.

De esas instituciones salió una nueva y numerosa clase de jóvenes eruditos que se dedicó al estudio y a la recuperación de la cultura, la lengua y la ética de los antiguos romanos, al mismo tiempo que dio impulso a la difusión y al ennoblecimiento de los idiomas vulgares.

Finalmente, esta divulgación de la cultura hizo que la educación escolástica, que duraba desde hacía más de cinco siglos, se convirtiera en una jaula estrecha y limitada sin visión hacia el mundo. La nueva generación, operó en éste sentido tres transformaciones fundamentales: la primera consistió en el escrutar nuevos horizontes y el descubrir el rol del hombre, en su dimensión individual y su relación con la naturaleza; la segunda consistió en el análisis y la crítica del operado, del uso de la lengua latina y de la moral en acto en el mundo eclesiástico de la época; esta critica culminó en la tercera transformación que consistió en reclamar una reforma y una refundación de la misma Iglesia católica.

Podemos ahora, por tanto, trazar un esquema ideológico y cronológico sobre los tópicos que caracterizaron esta nueva era del pensamiento humano.

El Renacimiento se produjo en dos fases. La primera fue la del humanismo, desarrollado en los siglos XIV y XV, momento preparatorio en el que la atención de la mente humana fue dirigida hacia la introspección en la búsqueda de los valores propios de la razón, finalmente libre de la resignación a la fe a la que había sido sometida en la época escolástica. Esta libertad, unida al estudio y a la recuperación de los principios de la cultura clásica antigua, desembocó finalmente en el renacimiento de la creatividad, en los siglos XV y XVI, con el florecimiento explosivo de todo el potencial de la imaginación y el conseguimiento de la excelencia en todos los campos del arte, de la literatura y del saber humano.

El principal rasgo ideológico del Renacimiento fue por tanto el marcado antropocentrismo del pensamiento humano. Esta tendencia, que solo aparentemente se oponía al teocentrismo dominante en la edad media, consideraba el hombre imagen de Dios, al centro del universo, criatura privilegiada destinada a dominar todas las cosas de la naturaleza. Era solo un desplazamiento de la atención de la mente humana desde la idea de Dios hacia sí mismo y el convencimiento que el hombre poseía calidades, quizá menos valoradas en anterioridad, que merecían ser enaltecidas.

Esta nueva valoración de las aptitudes humanas se evidenciaba cuando los...

DNB DDC Sachgruppen
BISAC Classifikation
Warengruppensystematik 2.0

Dateiformat: EPUB
Kopierschutz: Wasserzeichen-DRM (Digital Rights Management)

Systemvoraussetzungen:

Computer (Windows; MacOS X; Linux): Verwenden Sie eine Lese-Software, die das Dateiformat EPUB verarbeiten kann: z.B. Adobe Digital Editions oder FBReader - beide kostenlos (siehe E-Book Hilfe).

Tablet/Smartphone (Android; iOS): Installieren Sie bereits vor dem Download die kostenlose App Adobe Digital Editions (siehe E-Book Hilfe).

E-Book-Reader: Bookeen, Kobo, Pocketbook, Sony, Tolino u.v.a.m. (nicht Kindle)

Das Dateiformat EPUB ist sehr gut für Romane und Sachbücher geeignet - also für "fließenden" Text ohne komplexes Layout. Bei E-Readern oder Smartphones passt sich der Zeilen- und Seitenumbruch automatisch den kleinen Displays an. Mit Wasserzeichen-DRM wird hier ein "weicher" Kopierschutz verwendet. Daher ist technisch zwar alles möglich - sogar eine unzulässige Weitergabe. Aber an sichtbaren und unsichtbaren Stellen wird der Käufer des E-Books als Wasserzeichen hinterlegt, sodass im Falle eines Missbrauchs die Spur zurückverfolgt werden kann.

Weitere Informationen finden Sie in unserer E-Book Hilfe.


Download (sofort verfügbar)

3,49 €
inkl. 7% MwSt.
Download / Einzel-Lizenz
ePUB mit Wasserzeichen-DRM
siehe Systemvoraussetzungen
E-Book bestellen