La Triple Frontera

Alteridad y frontera en la Literatura entre México y Guatemala
 
 
kipu (Verlag)
  • 1. Auflage
  • |
  • erschienen am 18. September 2018
  • |
  • 104 Seiten
 
E-Book | ePUB mit Wasserzeichen-DRM | Systemvoraussetzungen
978-3-946507-36-9 (ISBN)
 
Los estudios actuales sobre literatura y frontera en las Américas se centran en analizar las relaciones entre México y Estados Unidos. Sin embargo existen otros espacios de contacto, este proyecto se centra en la región entre Guatemala y México. Parto de la base teórica que se generó en lo que se considera el paradigma fronterizo (EUA-Mex) para analizar si los mismos conceptos pueden ser aplicados en la region fronteriza que contempla esta investigación. La idea de un tercer espacio (Soja), Borderland (Anzaldúa), y culturas híbridas (Canclini) sirven como punto de partida para el análisis. Entre México y Guatemala se presenta lo que se puede considerar una triple frontera en la que la dualidad de los imaginarios de frontera deseo y frontera terror se disloca. La producción literaria en la región juega un papel importante como respuesta para visibilizar las voces de la frontera, las editoriales independientes y cartoneras proporcionan el canal ideal para conectar la producción literaria que se genera desde ambos lados. Sin embargo es necesario preguntarse cómo se representa la frontera y sus dinámicas en sus productos culturales. Este trabajo resalta la importancia de discutir la frontera y su literatura desde la perspectiva interamericana.

Autor: Atahualpa García Ibarra es egresado de la Licenciatura en Letras Hispánicas de la Universidad de Guadalajara. Realiza sus estudios de postgrado en la Universidad de Bielefeld, Alemania, dentro del programa en Estudios Interamericanos. Del 2011 al 2013 fue asistente de Prensa y Difusión en la FIL Guadalajara y actualmente se desempeña como doctorando y trabajador asociado en la Universidad de Bielefeld.
  • 0,14 MB
978-3-946507-36-9 (9783946507369)
weitere Ausgaben werden ermittelt

Prólogo: Estudios Interamericanos: el tercer
espacio, la tercera margen, la tercera frontera


Los Estudios Interamericanos no se detienen en las fronteras entre América del Norte y Latinoamérica ni en las demás divisiones lingüísticas, culturales o geográficas del continente y del Caribe. Al contrario, lo que los distingue es que dirigen su enfoque a las múltiples lineas divisorias de América así como a los variados contactos, cruces y conflictos que ellas provocan. Su intención no es identificar una cultura o entender una sociedad como si fueran entidades cuya autonomía les permitiera existir aparte, sin que los procesos de interacción con su entorno y contexto las afectaran. Más bien, el paso y el pasaje entre los países y las regiones constituyen el interés del análisis. Se estudian las dinámicas transnacionales y transculturales que culminan en la era de la globalización y que conducen al surgimiento de entre-espacios en los que las culturas se confunden y las sociedades se confrontan.

Tal perspectiva en realidad se impone si tenemos en cuenta el juego entre heterogeneidad/disparidad de un lado y semejanza/convergencia del otro, el cual es tan característico para la América, que en realidad se hace reconocer antes por su pluralidad y sus diferencias. En este sentido, la relación con el otro es determinante y a todo el continente y al Caribe se le impone la otredad con respecto a Europa. Al mismo tiempo, los procesos de colonización fueron desiguales en las Américas, con sus múltiples devastaciones, esclavizaciones y mestizajes. Si el Nuevo Mundo iba a ser una nueva versión de Europa, o incluso una Europa renovada, que iba tomando forma en fundaciones como New England, Nueva España, Nouvelle France, etc., los resultados se impregnaron de diferencias: o porque se trataba de crear una "nueva sociedad" que rompe con la Historia y que ofrece oportunidades al hombre "sobrio, honesto y laborioso" cuyo interés propio (self-interest) haría avanzar la civilización y exterminaría al salvajismo (y a los salvajes) (ver Crèvecoeur 1904); o porque las reproducciones y las duplicaciones europeas en tierras americanas se infiltraban del pensamiento salvaje y se contaminaban con los elementos autóctonos, lo que inevitablemente corrompía cualquier principio de pureza e identidad. Colonialidad produce inferioridad aún después de la independencia, y las apropiaciones de los modelos metropolitanos por parte de las colonias y poscolonias siempre los distorsionarán y los alterarán. Visto desde este ángulo, la excentricidad que resulta de esa condición pone en juego la propia noción de origen y su supremacía. Bajo la colonialidad, escribir significa leer, re-escribir y rearticular. Así, la América constituye un entre-lugar entre la periferia y el centro, entre la copia y el original y entre la alteridad y la identidad (ver Santiago 2000).

Lo que está en juego es un tercer espacio en que la imposición colonial de la identidad y la legitimidad de la metrópoli se diluyen y se combaten. En el intersticio entre lo uno y lo otro, la constancia del origen y de su tradición se suspenden en favor de una temporalidad inestable en que la diferencia revuelve todo. El espacio in-between se presenta como híbrido en la medida en que la diversidad y la incongruencia no se resuelven. En el entre-lugar, las dos partes que están en contacto interaccionan, no raras veces bajo condiciones de predominio o dominación (colonial), de lo que resulta algo distinto, que no coincide por completo ni con una parte ni con la otra. Por consiguiente, lo que diferencia esta zona intermedia es un tercero, que, al estar relacionado con ambas partes, al mismo tiempo difiere de ellas. En realidad, la apropiación tercera de tradiciones y paradigmas se debe a que la cultura en sí carece de consistencia puesto que para su significado y singularidad dependen de prácticas discursivas. Al no contar con una esencia que les sea propia y que les confiere soberanía, las culturas se relacionan y se traducen. Ellas se confunden en un tercer espacio en donde mismidad y otredad dejan de oponerse (ver Bhabha en Rutherford 1990: 210-212 y Bhabha 1994: 36-39).

La "tercera margen del río" es una figura del pensamiento que el escritor João Guimarães Rosa introduce en su famoso cuento homónimo ("A terceira margem do rio"), publicado en la antología Primeiras estórias en 1962. En el cuento se modela la noción misma de un tercer espacio como una inconcebible tercera alternativa para una situación que en principio solo prevé dos opciones. El yonarrador cuenta la historia insólita de su familia que vivía en la orilla de un río muy ancho. Un día, el padre manda construir una canoa, pero nunca explica sus intenciones. Cuando está lista, y sin decir palabra, parte en la canoa al río. Lo misterioso es que el padre no se encamina a ninguna parte - abandona la margen en que vivía con la familia, pero no se dirige a la orilla del otro lado del río. No va ni río arriba ni río abajo. Nunca más desembarca y pisa tierra, sino que opta por el "medio a medio" del río:

Nuestro padre no regresó. No iba a ninguna parte. Sólo ejecutaba la invención de permanecer en aquellos espacios del río, de medio a medio, siempre en la canoa, para no salir de ella nunca más. Lo extraño de esa verdad espantó a la gente. Aquello que no había, acontecía.1

Por lo que indica, el padre se dirige a un peculiar entrelugar entre presencia y ausencia, ya que deja de convivir con la familia, pero no la abandona: está "cerca y lejos de su familia" ("perto e longe de sua família dele" [Rosa 1978: 28]). Se mantiene a distancia y suspende la comunicación con sus familiares, pero no desaparece y permite que lo avisten de vez en cuando. Tal tercer margen aparece como un espacio imposible en que se suspende un posicionamiento inequívoco -en favor o en contra, presente o ausente- de lo que resulta una paradójica ausencia presente o presencia ausente. La familia deja de hablar del padre, pero no lo olvida y lo hace presente en su memoria:

Y jamás habló palabra con persona alguna. Nosotros, tampoco, hablamos más de él. Sólo pensábamos. No, de nuestro padre no se podía haber olvido, y si, por un rato, uno hacía como que olvidaba, era apenas para despertarse de nuevo, de repente, con la memoria, al provocarse otros sobresaltos.2

Todo indica que en la tercera margen la familia patriarcal se desintegra. El padre se convierte en un recuerdo inquietante. Al principio pareciera que la extraña lejanía cercana de la figura paterna fuera la de una especie de tótem, y que el patriarcado se erigiera en este régimen de ausencia presente del padre. Sin embargo, el régimen patriarcal -el tabú del incesto y el intercambio de mujeres- no se impone y la familia se disuelve. Ni las palabras se intercambian, la comunicación se suspende y los familiares van dejando el hogar y desaparecen. Es decir, no se introduce un orden social alternativo, un matriarcado en el que la madre define las relaciones sociales. Porque, en la familia del yo-narrador, la madre ya "regía" antes de que el padre se fuera. Después de su partida, ella intenta restablecer el antiguo orden llamando a un hermano para que ayudara en los negocios. No obstante, al final, ella acaba por abandonar el lugar siguiendo a su hija. En fin, lo que se vislumbra como tercera margen no es otro tipo de sociedad sino la paradoja de una no-sociedad que no es ni interacción entre los hombres ni aislamiento (completo) sino un perturbante "medio a medio". Es como si sin convivir con otros, un hombre no siguiera siendo hombre: el padre se va deshumanizando y se parece cada vez más a un "animal" (Rosa 1978: 30). De hecho, al final del cuento, cuando, ya viejo, el yo-narrador logra llamar al padre y éste se acerca por primera vez después de décadas, el narrador protagonista se espanta con la idea de su padre, ya que solo puede imaginarlo originario del "más allá". La rareza de la tercera margen resulta insoportable y asombrosa: antes de que llegara su padre, el yo-narrador huye para no tener que mirarlo:

Yo no podía... Con pavor, erizados los cabellos, corrí, huí, me arranqué de ahí en un proceder desatinado. Porque me pareció que él venía: de la parte del más allá. Y estoy pidiendo, pidiendo, pidiendo un perdón.3

El tercer espacio escapa a la oposición entre patriarcado y matriarcado, y entre una sociedad sin padre y con padre. Como alternativa radical al orden binario sobrepasa la capacidad imaginaria y acaba por ser asociado a lo sobrenatural. La tercera margen resulta horrorosamente inconcebible.

Atahualpa García Ibarra escribe sobre la "triple frontera" en la literatura mexicana y guatemalteca. Lo interesante en su trabajo es, entre otras cosas, que la frontera en cuestión es entre México y Guatemala. Obviamente, el mérito del...

Dateiformat: EPUB
Kopierschutz: Wasserzeichen-DRM (Digital Rights Management)

Systemvoraussetzungen:

Computer (Windows; MacOS X; Linux): Verwenden Sie eine Lese-Software, die das Dateiformat EPUB verarbeiten kann: z.B. Adobe Digital Editions oder FBReader - beide kostenlos (siehe E-Book Hilfe).

Tablet/Smartphone (Android; iOS): Installieren Sie bereits vor dem Download die kostenlose App Adobe Digital Editions (siehe E-Book Hilfe).

E-Book-Reader: Bookeen, Kobo, Pocketbook, Sony, Tolino u.v.a.m. (nicht Kindle)

Das Dateiformat EPUB ist sehr gut für Romane und Sachbücher geeignet - also für "fließenden" Text ohne komplexes Layout. Bei E-Readern oder Smartphones passt sich der Zeilen- und Seitenumbruch automatisch den kleinen Displays an. Mit Wasserzeichen-DRM wird hier ein "weicher" Kopierschutz verwendet. Daher ist technisch zwar alles möglich - sogar eine unzulässige Weitergabe. Aber an sichtbaren und unsichtbaren Stellen wird der Käufer des E-Books als Wasserzeichen hinterlegt, sodass im Falle eines Missbrauchs die Spur zurückverfolgt werden kann.

Weitere Informationen finden Sie in unserer E-Book Hilfe.


Download (sofort verfügbar)

4,99 €
inkl. 7% MwSt.
Download / Einzel-Lizenz
ePUB mit Wasserzeichen-DRM
siehe Systemvoraussetzungen
E-Book bestellen