Arthur Koestler

Nuestro hombre en España
 
 
Editorial Alrevés (Verlag)
  • 1. Auflage
  • |
  • erschienen am 1. Juni 2017
  • |
  • 170 Seiten
 
E-Book | ePUB mit Wasserzeichen-DRM | Systemvoraussetzungen
978-84-17077-05-1 (ISBN)
 
Lo que aquí se cuenta constituye una de las grandes epopeyas del pasado siglo. En pocos años, Arthur Koestler (1905-1983) pasó de vender limonada en un bazar de Palestina a convertirse en uno de los intelectuales más controvertidos de su época. En el ínterin, bailó sobre el alambre, vivió romances breves y estrepitosos, vagabundeó, vio caer Málaga y París, sorteó embestidas y tempestades, espió y conspiró, sufrió detenciones y persecuciones, se jugó el pellejo en misiones secretas para la Internacional Comunista y fue uno de los primeros en documentar la intervención nazi en la guerra civil española. Siempre en conflicto, incómodo en sus zapatos, trató de dar con el Absoluto a través de la utopía, pero salió escaldado de todas las causas en que militó, y siguió caminando con paso firme por el filo de la navaja hasta que Franco lo condenó a muerte. Fue entonces cuando, después de años moviéndose en círculos, asistió al momento más trascendental de su existencia. En una oscura celda de Sevilla, a la espera de ser ejecutado, una experiencia mística lo atravesó de lleno, trastocándolo de raíz. En palabras de Luis Alberto de Cuenca, 'Jorge Freire es un joven ensayista con un estilo propio y una prosa elegante y cautivadora'. Arthur Koestler. Nuestro hombre en España es el segundo libro de Jorge Freire (Madrid, 1985), una vertiginosa narración, a caballo entre el ensayo biográfico y el relato de espías, entre la reconstrucción histórica y la polémica filosófica, que se lee como una novela.
  • 0,41 MB
978-84-17077-05-1 (9788417077051)
weitere Ausgaben werden ermittelt

UN PULPO EN EL GARAJE


I


En una fortaleza sitiada, cualquier disidencia es traición.

IGNACIO DE LOYOLA,

citado por Fidel Castro

Málaga, 9 de febrero de 1937. 9 h.

Apoyado en el antepecho de la terraza, Arthur Koestler observaba la desierta ondulación de los páramos malagueños. Un escuadrón italiano había ocupado una colina próxima. Se pasó la mano por el pelo engominado y soltó un largo suspiro.

Un oficial con casco de acero gris descendió por la carretera de Colmenar y se detuvo frente a la casa. Miró a ambos lados, sacó un revólver y disparó un tiro al aire. De repente, aparecieron por doquier soldados de infantería. Perplejo, Koestler contó diez, veinte, cuarenta. Cuando se quiso dar cuenta ya eran más de doscientos soldados italianos bajando el camino, en perfecta formación, al son de Giovinezza, el himno fascista de Mussolini. Había caído Málaga.

Desde la casa, situada en la parte más elevada del barrio residencial de El Limonar, podía observarse prácticamente toda la ciudad, y la vista se perdía en los cerros lejanos que confluían en el mar formando estrechas curvas arboladas. Los soldados saludaron al pasar por delante de la casa, que atendía al nombre de Villa Santa Lucía y en cuyo tejado bullía una flamante union jack. Los criados, que horas antes levantaban el puño con convicción, respondían ahora con el saludo a la romana. Koestler mantenía las manos escondidas en los bolsillos. A su lado, la exasperada figura de sir Peter Chalmers Mitchell, el anfitrión de la casa, apretaba los dientes. El jardinero salió al paso de sus remilgos morales y, con ademán resuelto y utilitario, lo conminó a hacer el paripé, pero el Dandy Rojo, como algunos habían motejado a sir Peter por su izquierdismo ataviado de estilo british, se mantuvo en sus trece. Poco importaba que este aristócrata escocés fuera un respetado zoólogo en su país y que dispusiese de un bosque con su nombre: aquí Zopitas, como lo llamaban otros malagueñizando su nombre, era poco más que un personaje curioso que se paseaba en traje blanco y pajarita con estrafalaria ostentación burguesa y consignas izquierdistas en el caletre. Desde que se compró la casa, sir Peter había pasado infinidad de tardes felices en la terraza, fumando en pipa y leyendo a Fray Luis. Pero todo eso terminó cuando el trecho de setos que llevaba al hotel Miramar, donde se alojó la primera vez que visitó la ciudad, buscando sol y tranquilidad, y que entonces aún se llamaba Príncipe de Asturias, comenzó a ser frecuentado por soldados con la ropa hecha jirones y burros cargados con niños y bultos, que se arrastraban con pesar camino de la carretera hacia Motril. Todo se había torcido y no quedaba en la ciudad ningún diplomático aparte de él cuando conoció al escurridizo Koestler, un periodista de treinta y dos años torturado por la culpa, quizá por algo sucedido en Madrid, quizá por otra cosa, y lo acogió en su hogar.

Cayó Málaga, en efecto, y lo hizo traicionada por sus líderes. A falta de armas y material de guerra, los milicianos se enfrentaban al enemigo con las manos vacías, haciendo de tripas corazón y superando el miedo que les infundían el brillo inhumano de los blindados y el selvático rugido de las ametralladoras. Ocioso es preguntarse dónde estaban los barcos de la República cuando los portaaviones rebeldes bombardeaban la ciudad, o dónde los aviones leales cuando los sublevados sembraban la destrucción desde el cielo. Hubo quien dijo que se trató de una victoria por incomparecencia del adversario. ¿Cómo explicar el ardor guerrero de fanáticos y mercenarios, la encarnizada y salvaje valentía que mostraban los requetés y los legionarios marroquíes mientras los leales a la República huían como abantos?

Había pasado un rato y la columna de soldados seguía siendo aparentemente interminable. Cuando finalmente no quedó más remedio que levantar el brazo, Koestler evitó mirar a sir Peter a la cara. Después entró precipitadamente en la casa y se sirvió un vaso rebosante de coñac.

¿Por qué no había escapado? La noche anterior había sentido un fuerte impulso de agarrar su máquina de escribir y echar a correr. Quemó las cartas de presentación, los salvoconductos, su libro sobre las tropelías franquistas y, cuando ya no quedaba ni un solo papel comprometedor, se sentó en el porche de la casa, al rescoldo de la enorme bandera británica, y entonces, desfondado como estaba después de aguantar todo el día la tensión de unos nervios ya pelados, abrigó la certidumbre de que ya todo daba igual. Le vino a la cabeza una obra de Büchner, La muerte de Danton, de la que apenas recordaba una escena: al enterarse de que su antiguo aliado Maximilien Robespierre va a detenerlo al día siguiente, el dulcificado revolucionario Georges-Jacques Danton escapa por la noche y deambula a tientas por la campiña. Después de caminar por la oscuridad helada, errando por una colina baqueteada por el viento, se siente estúpido: ¿qué hace ahí cuando podría estar en su colchón de plumas, calentito bajo las sábanas? En ese momento, las intrigas políticas que han propiciado su desgracia parecen absurdas ilusiones, y hasta el mismísimo Robespierre, con su faz ojerosa e impasible hollada por la viruela, es poco más que un recuerdo vaporoso. Decidido, Danton vuelve sobre sus pasos, franquea el portón de su casa y se mete en el catre. Cuando al día siguiente los hombres de la convención lo detienen y es sometido al Tribunal Revolucionario, la bronca realidad, berroqueña e idéntica a sí misma, se impone sobre el telón de bruma de la fantasía.

Lo primero que hizo Koestler al pisar la zona sublevada en septiembre de 1936 fue pedir verse con el comandante de la guarnición sevillana, Gonzalo Queipo de Llano. Para ello solicitó permiso a Luis Bolín, jefe de prensa rebelde, el espigado oficial de cara enjuta que había organizado con mano expedita el vuelo del Dragon Rapide que transportó a Franco de Canarias a África. A pesar de su zorruna inteligencia, el astuto Bolín fue incapaz de sospechar que ese joven repeinado con la raya al medio, acreditado por un periódico húngaro de derechas y por otro liberal inglés, que blandía flamantes cartas de recomendación del integrista Gil-Robles y de Nicolás Franco y al que alegremente ayudó a concertar una entrevista con Queipo en su despacho de la Comandancia General, era en realidad un comunista de tomo y lomo enviado por Moscú.

La entrevista ocupó la portada del News Chronicle londinense, redoblando la fama de internacional que ya ostentaba Koestler y haciéndolo merecedor de un sinfín de alabanzas y parabienes de sus camaradas en la Internacional Comunista, y cayó en Sevilla como una bomba. En ella, Queipo aparecía como un sádico que no solo prometía exterminar «milicianos invertidos», lo que ya era un tópico habitual en sus retransmisiones, sino que se recreaba describiendo violaciones, bestialidades y un interminable muestrario de crímenes republicanos a embarazadas y a niñas, demorándose en los aspectos más escabrosos con visible delectación. Koestler buscaba conocer al curioso personaje que poco tiempo atrás había conspirado contra la monarquía, simpatizado a ratos con la izquierda, y que ahora prometía, al hilo de sus arengas radiofónicas, asesinatos en masa de republicanos. Pero se encontró con lo que era, a su juicio, «una perfecta demostración clínica de psicopatología sexual». Cuando la entrevista llegó a sus manos, Luis Bolín prometió matarlo como si fuese un perro.

Se había ganado un peligroso enemigo del que cabía mantenerse lejos, pero como es bien sabido, el mundo es un pañuelo. El tío de Luis Bolín poseía una casa en Málaga, y esta casa era contigua a la de sir Peter. No había, en principio, nada que temer, pues Tomás Bolín, que era un orgulloso miembro de Falange, le debía su vida al Dandy Rojo. Cuando los republicanos recuperaron el control de la ciudad, después de los durísimos combates callejeros que se produjeron tras el golpe, Tomás Bolín volvió contrito y cornigacho a casa de su vecino, de quien conocía sobradamente sus filiaciones políticas, para suplicarle protección.

Así que, burla burlando, Bolín se instaló junto con su mujer y su suegra, sus cinco hijos y sus tres criados en las mismas dos habitaciones que ahora mismo ocupaba Koestler, y durante varios días fue como un animalillo agazapado en su madriguera que solo echaba a andar para rendir visitas al mueble bar de su anfitrión. Todo relato adquiere mayor interés con un misterio de por medio, y no cabe obviar que nada más llegar Tomás Bolín confió a sir Peter un sobre con documentos, armado de la misma solemnidad con que habría confiado una reliquia sagrada al gran maestre de una sociedad secreta, y este lo guardó a buen recaudo, en un cajón del armario, y después echó el cerrojo y escondió la llave.

Al día siguiente llegó un grupo de milicianos anarquistas a casa de sir Peter. Le pidieron perdón por las molestias, siendo como era un respetable camarada, pero le explicaron que, como comprendería, tenía a un falangista metido en su casa y ellos no podían pasar de largo. «No lo sacaremos -le dijeron-, a menos que nos facilite los documentos de este señor.» A otro le habrían registrado la casa entera, levantándole trasteros, alcobillas y camarines hasta dejársela limpia, pero a él, con que se aviniese a cooperar, no le tocarían ni un solo mueble. Obediente como un perrito, sir Peter se los entregó sin rechistar. El joven rompió el sobre y enarcó las cejas. Ahí estaba, como cabría esperar, el carné de Falange...

Dateiformat: EPUB
Kopierschutz: Wasserzeichen-DRM (Digital Rights Management)

Systemvoraussetzungen:

Computer (Windows; MacOS X; Linux): Verwenden Sie eine Lese-Software, die das Dateiformat EPUB verarbeiten kann: z.B. Adobe Digital Editions oder FBReader - beide kostenlos (siehe E-Book Hilfe).

Tablet/Smartphone (Android; iOS): Installieren Sie bereits vor dem Download die kostenlose App Adobe Digital Editions (siehe E-Book Hilfe).

E-Book-Reader: Bookeen, Kobo, Pocketbook, Sony, Tolino u.v.a.m. (nicht Kindle)

Das Dateiformat EPUB ist sehr gut für Romane und Sachbücher geeignet - also für "fließenden" Text ohne komplexes Layout. Bei E-Readern oder Smartphones passt sich der Zeilen- und Seitenumbruch automatisch den kleinen Displays an. Mit Wasserzeichen-DRM wird hier ein "weicher" Kopierschutz verwendet. Daher ist technisch zwar alles möglich - sogar eine unzulässige Weitergabe. Aber an sichtbaren und unsichtbaren Stellen wird der Käufer des E-Books als Wasserzeichen hinterlegt, sodass im Falle eines Missbrauchs die Spur zurückverfolgt werden kann.

Weitere Informationen finden Sie in unserer E-Book Hilfe.


Download (sofort verfügbar)

6,99 €
inkl. 19% MwSt.
Download / Einzel-Lizenz
ePUB mit Wasserzeichen-DRM
siehe Systemvoraussetzungen
E-Book bestellen

Unsere Web-Seiten verwenden Cookies. Mit der Nutzung des WebShops erklären Sie sich damit einverstanden. Mehr Informationen finden Sie in unserem Datenschutzhinweis. Ok