Breve historia de las guerras en África

 
 
Nowtilus - Tombooktu (Verlag)
  • 1. Auflage
  • |
  • erschienen am 18. November 2019
  • |
  • 320 Seiten
 
E-Book | ePUB mit Wasserzeichen-DRM | Systemvoraussetzungen
978-84-1305-091-1 (ISBN)
 
Adéntrese en un mundo de conflictos bélicos, batallas y sangrientos genocidios, auge y caída de imperios: Idi Amin Dada, Nasser, Muamar el Gadafi, Erwin Rommel, Samuel Doe, Ernesto Che Guevara. Los diferentes tipos de guerra, el proceso de descolonización y la influencia de África en la Guerra Fría. Una rigurosa visión de las guerras que asolaron el continente africano. Idi Amin Dada, el carnicero de Uganda, Nasser, Muamar el Gadafi, Erwin Rommel, Samuel Doe, presidente de Liberia, incluso Ernesto Che Guevara...Nombres propios que han moldeado la historia reciente del continente africano a través de la guerra y el genocidio. La Breve Historia de las Guerras en África nos adentra en los diferentes conflictos militares a los que se ha enfrentado el continente africano a través del recorrido de las batallas más críticas analizaremos los distintos momentos y conflictos en donde se ha moldeado no solo la historia reciente de África, si no del mundo actual debido a su tremenda influencia. La Breve Historia de las Guerras en África es una síntesis de los diferentes conflictos bélicos que han asolado el continente en el siglo XX, y la influencia que muchos de ellos han tenido en el devenir de la historia mundial, como los acaecidos durante las dos guerras mundiales en suelo africano. Conozca los diferentes tipos de guerra, el proceso de descolonización o la influencia de África en la Guerra Fría a través de la documentación histórica y las fuentes militares del S.XX.

Óscar Corcoba Fernández es licenciado en Historia por la Universidad de Alicante, especialista en Historia Militar por la UNED y el Instituto General Gutiérrez Mellado. Galardonado en el año 2016 con el Premio Nacional Defensa por su labor investigadora, ha realizado ponencias en varios congresos sobre su ámbito de especialización, la Historia Militar Contemporánea.
  • 8,44 MB
978-84-1305-091-1 (9788413050911)
weitere Ausgaben werden ermittelt

Introducción


La mayoría de conflictos regionales e interétnicos que acontecen en el siglo XX en el continente africano son resultado directo de la época del imperialismo colonial europeo del siglo XIX. Pero ¿qué es el imperialismo? Este término implica la extensión de un país sobre otros. El país que conquista es la metrópoli, y las colonias son los territorios conquistados. Estas conquistas fueron realizadas gracias a la conjunción de diversos factores entre los que destaca la superioridad militar europea frente a las diversas tropas africanas.

Las causas del colonialismo europeo del siglo XIX son muy diversas, pero podemos resumirlas en:

Factores económicos:

Se busca la creación de colonias como mercados y espacios en los que la metrópoli pueda invertir sus capitales sobrantes, colonizando territorios ricos en materias primas que abastecían las industrias de los países ricos. Una vez los productos estaban terminados, se llevaban de nuevo a las colonias, donde eran vendidos a un alto precio. Los Gobiernos metropolitanos en raras ocasiones fomentaron las industrias de los territorios que dominaban.

Factores políticos:

Se conquistan lugares estratégicos con el fin de controlar rutas marítimas o terrestres. Sería el caso de El Cabo o la India para el Imperio Británico. Además, poseer un gran imperio colonial significaba el aumento de prestigio de un país a nivel internacional y el fortalecimiento del orgullo nacional.

Factores demográficos:

El crecimiento de la población europea encontró una vía de escape en la emigración hacia las colonias, aminorando los problemas de paro y malestar en las metrópolis. Los Gobiernos dirigían estos flujos para aliviar problemas como el crecimiento urbano, que solía derivar en la superpoblación de los barrios obreros.

Factores ideológicos:

La importancia de las ideologías racistas (el hombre europeo se cree superior en todos los ámbitos: científico, técnico, sanitario, militar, etc.), en el siglo XIX en Europa va a tener un tremendo impacto en el continente africano durante el siglo XX, no solo durante la época imperialista, sino también después de que estas se independizaran del dominio occidental. Como caso más emblemático hemos de mencionar el apartheid en Sudáfrica, vigente de manera oficial desde 1948 hasta 1992.

El colonizador europeo acudió a África y al resto del globo con la clara misión de civilizar; y la curiosidad científica europea dio lugar a la creación de sociedades geográficas, las cuales realizaron expediciones científicas por todo el planeta. Además, los emigrantes, exploradores y misioneros transmitieron la civilización europea fuera de sus fronteras.

Gran Bretaña y Francia fueron las principales potencias coloniales europeas durante el siglo XIX. En 1800 el 35 % del planeta dependía de países europeos y de Estados Unidos, en 1914 este porcentaje se había incrementado hasta el 84 % del territorio mundial.

En 1830 el Reino Unido conquistó la India, joya de la corona del Imperio británico, y Francia emprendió la conquista de Argelia. El proceso se aceleró a partir de 1870, cuando las potencias se repartieron el mundo, y en 1885, en la Conferencia de Berlín se acordó el reparto de África entre los países europeos. En Alemania durante el año 1884, Bismarck dio vía libre a empresarios alemanes, a los que permitió ocupar Togo, Camerún, África Oriental (Tanzania) y África Occidental (Namibia). Aunque el Imperio alemán nunca llegó a prestar la misma atención a sus colonias que los británicos y los franceses, Bismarck reclamaría un lugar bajo el sol, es decir, participar en el reparto de África. Bismarck convocó en 1884 la Conferencia de Berlín, que se celebraría al año siguiente, con el fin de poner un orden en la explotación de África y reclamar colonias para sí. Desde el punto de vista del Gobierno alemán, la conferencia fue un éxito que terminó de consagrar a Alemania como el gran árbitro de Europa.

En esta conferencia se lograron acuerdos internacionales de envergadura, como la libertad de navegación por los ríos Níger y Congo para los países coloniales, la libertad de comercio en el Congo y el derecho a la ocupación efectiva del continente africano por parte de los países europeos. En el reparto de África se estipuló que Francia ocuparía un enclave en Somalia (Djibouti) y avanzaría por el interior de África Occidental hasta comunicar esta región con Argelia y el norte del Congo.

Gran Bretaña ocuparía colonias sueltas en África occidental, Gambia, Sierra Leona, Costa del Oro (Ghana), y se adentraría por Nigeria enfrentándose a los alemanes y los franceses. En la parte oriental ocuparían parte de Somalia (1884), Kenia (1885) y Uganda (frente a Francia, esta última en 1894). En Sudán enviarían al general Gordon (ver capítulo 1) para apoyar la retirada de los egipcios frente a El Mahdi, si bien sería cercado y asesinado cerca de Jartum sin lograr el control efectivo de la zona (no se conseguiría hasta 1898 gracias al general Kitchener).

Bismarck lidera el reparto de África

Italia, por su parte, buscaba prestigio, por lo que se adentró en 1882 en puertos del mar Rojo y desde 1889 hacia el interior, ocupando Eritrea, formando un protectorado allí e intentando la infructuosa conquista de Abisinia (fracaso en Adowa en 1896 frente al rey Menelik). Finalmente cumplió este objetivo durante la dictadura de Mussolini en 1939.

A principios del siglo XX, en África solo Liberia y Abisinia eran Estados independientes. En Asia, el Imperio otomano, Persia y el Imperio chino estaban sin conquistar, pero muy controlados por Occidente. El Imperio británico fue el mayor imperio colonial, ocupando treinta y tres millones de kilómetros cuadrados, con 450 millones de habitantes. El momento de mayor esplendor coincidió con el reinado de la reina Victoria I (1837-1901). Poseyó colonias en todo el mundo y puntos estratégicos como Gibraltar, Suez, Hong Kong, la India y El Cabo en Sudáfrica, lo cual permitió que el Imperio británico controlase las rutas comerciales más importantes del mundo.

Desde 1869, el canal de Suez (que en su momento costó diecisiete millones de libras) permitía ahorrar más de ocho mil kilómetros en la ruta comercial entre Londres y la India. Se vio cumplido así el sueño del faraón Seti I y su hijo Ramsés II, que abrieron un canal en el siglo XIII a. C., aunque sus excavaciones se llenaban siempre de arena. Por su parte, el Imperio francés fue la segunda potencia, con diez millones de kilómetros cuadrados y cuarenta y ocho millones de habitantes. El Imperio francés ocuparía tierras en el norte y oeste del continente africano, además de Madagascar y en la península de Indochina en Asia. La gran rivalidad entre los imperios británico y francés estuvo presente durante toda la carrera colonial y dio lugar a enfrentamientos continuos, como por ejemplo el incidente de Fachoda en 1898. Ambos países, bajo la idea de construir una línea continua de ferrocarril que uniera todas sus posesiones en el continente, chocaron en esta localidad situada en el actual Sudán del Sur. Los franceses tuvieron que retirarse para evitar un enfrentamiento con lord Kitchener, el cual, sin duda, habría supuesto la guerra con los británicos.

A parte de los ya mencionados, encontramos en el mapa del mundo imperios más pequeños, como lo fueron el belga (su posesión más preciada fue el Congo belga), el alemán (destacando África del Sudoeste y Tanganika) y el italiano (Trípoli, Eritrea y Somalia). Caso especial fue el de Rusia, que completó su expansión hacia el este, ocupando Siberia y llegando por el Sur hasta la India. Se estableció el Estado tapón de Afganistán entre rusos y británicos. Estados Unidos ocupó Filipinas y Puerto Rico, y controló Cuba. Japón anexionó Corea, Formosa (Taiwán) y estableció un protectorado en Manchuria.

La administración política de estas zonas coloniales en el continente africano estuvo dividida en diferentes categorías según fuesen los territorios:

  1. Colonias productivas: aquellas que tenían una dependencia directa del Gobierno metropolitano.
  2. Colonias estratégicas: puntos clave de unión con la metrópoli, como Gibraltar, Malta, Singapur. respecto a Gran Bretaña.
  3. Colonias de prestigio: aquellas relacionadas con la imagen exterior del país, caso de Francia e Italia en el norte africano.
  4. Dominios: lugares con predominio de población europea y con cierto grado de autogobierno; una minoría blanca lo controla todo. Los casos más destacados son Argelia, Túnez, Sudáfrica, Rodesia, las tierras altas de Kenia, Angola y Mozambique.
  5. Protectorados: en este tipo de colonia, la administración la ejercía un Gobierno local indígena paralelo a otro metropolitano que lo controlaba, y además se encargaba de la política exterior del protectorado.
  6. Territorios metropolitanos: eran los territorios que jurídicamente se consideraban iguales a la metrópoli.
  7. Mandatos: estos territorios fueron creados por la Sociedad de Naciones durante 1919 para administrar territorios dependientes de países derrotados en la Primera Guerra Mundial.
  8. Áreas de influencia política: relación entre países independientes políticamente pero entre los que existe una potencia hegemónica frente a la otra a través de...

Dateiformat: EPUB
Kopierschutz: Wasserzeichen-DRM (Digital Rights Management)

Systemvoraussetzungen:

Computer (Windows; MacOS X; Linux): Verwenden Sie eine Lese-Software, die das Dateiformat EPUB verarbeiten kann: z.B. Adobe Digital Editions oder FBReader - beide kostenlos (siehe E-Book Hilfe).

Tablet/Smartphone (Android; iOS): Installieren Sie bereits vor dem Download die kostenlose App Adobe Digital Editions (siehe E-Book Hilfe).

E-Book-Reader: Bookeen, Kobo, Pocketbook, Sony, Tolino u.v.a.m. (nicht Kindle)

Das Dateiformat EPUB ist sehr gut für Romane und Sachbücher geeignet - also für "fließenden" Text ohne komplexes Layout. Bei E-Readern oder Smartphones passt sich der Zeilen- und Seitenumbruch automatisch den kleinen Displays an. Mit Wasserzeichen-DRM wird hier ein "weicher" Kopierschutz verwendet. Daher ist technisch zwar alles möglich - sogar eine unzulässige Weitergabe. Aber an sichtbaren und unsichtbaren Stellen wird der Käufer des E-Books als Wasserzeichen hinterlegt, sodass im Falle eines Missbrauchs die Spur zurückverfolgt werden kann.

Weitere Informationen finden Sie in unserer E-Book Hilfe.


Download (sofort verfügbar)

8,99 €
inkl. 7% MwSt.
Download / Einzel-Lizenz
ePUB mit Wasserzeichen-DRM
siehe Systemvoraussetzungen
E-Book bestellen