Todos Tenemos Una Historia Que Contar

 
 
Books on Demand (Verlag)
  • 1. Auflage
  • |
  • erschienen am 12. Februar 2019
  • |
  • 364 Seiten
 
E-Book | ePUB mit Wasserzeichen-DRM | Systemvoraussetzungen
978-91-7785-873-7 (ISBN)
 
El siglo XX marcó la vida de los guatemaltecos sobre todo la de los más pobres e indígenas que debieron soportar los vejámenes de la clase privilegiada en los insensatos 36 años de guerra civil. Época ardua en la cual el terror y la anarquía dejaron de ser noticia para convertirse en una cotidianidad inicua y absurda.
1. Auflage
  • 956,40 MB
978-91-7785-873-7 (9789177858737)
weitere Ausgaben werden ermittelt
J.M.CÓRDOVA, nació en Guatemala en la década de los 50, no es escritor, simplemente pretende con este sencillo compendio de historias exponer que con perseverancia y esfuerzo todos podemos lograr el sueño de escribir nuestra propia historia.

Guatemala es un país multilingüe donde se hablan 23 lenguas, 21 de ellas están estrechamente ligadas a la cultura maya, las dos restantes: Garífuna y Xinca, luego del desembarque en tierras americanas de barcos europeos con esclavos procedentes de África, la primera se convirtió en lengua propia de los habitantes de Izabal y es actualmente hablada exclusivamente por el 0.4% de la población del país. Y la segunda, Xinca, algunas hipótesis sugieren que pudo haber llegado del sur. Al igual que la garífuna es una lengua que está en peligro de extinción y es apenas hablada por unas doscientas personas en los departamentos de Santa Rosa y Jutiapa.

Los místicos rituales heredados de la ancestral cultura maya mantienen viva la presencia del impresionante imperio en el espíritu de cada uno de sus habitantes. Gente humilde, honesta, hospitalaria y trabajadora que son el orgullo de nuestra raza. El nombre Guatemala, procede de la palabra Quauhtlemallan cuyo vocablo proviene de la lengua Nauhualt, que significa "lugar de muchos árboles". Guatemala limita al norte y oeste con México. Al este con Belice y el Golfo de Honduras. Al sureste con Honduras y el Salvador. Y al sur con el océano Pacifico. Cuenta con una extensa zona montañosa, bosques, lagos y volcanes. Su selva petenera cuna de la civilización maya abriga en su fauna y flora primorosa un manantial de maderas preciosas y aves exóticas que le dan una belleza exuberante.

San Pedro Cuesta Arriba, en este místico lugar pasé mis años de infancia y algunos de mí adolescencia. Pequeño y pintoresco pueblecito situado en el departamento de Guatemala, región genuinamente indígena emplazada a una altitud de 2100 metros sobre el nivel del mar a escasos 22 kilómetros de la ciudad capital. La experiencia de vivir en este místico lugar dejó en mí una visión folclórica y colorida de Guatemala. Tuve la ocasión y el privilegio de convivir entre sus pobladores, estar cerca de ellos y compartir su riqueza tanto cultural como espiritual.

La conducta intrínseca y mística de esta raza despertó en mí la curiosidad por lo inexplorado y la búsqueda conceptual del existencialismo a temprana edad. Sin embargo a mis escasos diez años todo aquello me traía confundido y no podía comprender exactamente la significancia de las creencias de los nativos: ¿para qué realmente los muertos necesitaban utensilios y vestimenta "para el viaje al más allá"?

¿Acaso sus allegados ya muertos ralamente les esperaban "al otro lado"?

Mi inocencia y la poca información que tenía al respecto terminó enredándome más. Fue tan así que a pesar del paso del tiempo conservo en mi memoria aquellos rituales inundados por la fragancia del incienso que ancianos murmurando conjuros en un lenguaje que jamás comprendí esparcían fervorosamente en sus eventos ceremoniales. Temiendo que todo aquello fuera parte de la realidad del futuro siempre orienté mí existencia por la senda del bien y el respeto.

Entiendo que es sumamente difícil escribir una obra sin tener experiencia literaria por lo que supongo que estas modestas narraciones en lenguaje sencillo y limitado dejarán mucho que desear desde el punto anteriormente referido. El deseo de dejar escritas estas reminiscencias para que mis hijos puedan tener una visión de las vicisitudes y experiencias que vivimos la mayoría de jóvenes en la Guatemala de los años sesenta y setenta del siglo pasado, es el primordial objetivo. Pero de igual forma quiero aprovechar para describir otros pasajes y remembranzas de mí vida. Año 1960, inicio de un periodo profundamente sombrío que asoló Guatemala durante muchos años. Dejó muerte y miseria por todas las esquinas de nuestro territorio nacional. De muchos hechos de violencia fui testigo visual más nunca pude entender la actuación de los psicópatas que mataban, perseguían y torturaban al pueblo indefenso. Y mucho menos su indolencia por la vida humana. Humildes campesinos que escaparon de ser masacrados contaban sus escalofriantes experiencias: "Ellos (los militares) no hacía distinción de edad o sexo. Eran muy malos. No tenían corazón". Afirmaba uno de ellos. "Vi salir de la casa al hombre que comandaba el grupo, eran militares, lo sabíamos no porque fueran vestidos de militar sino porque entre ellos iban desdichadamente algunos paisanos de por aquí que estaban alistados en el Ejército", comentaba otro. "Juntaron a muchos hombres del pueblo y los metieron a la casa, recuerda. Los más viejos permanecimos afuera vigilados por los soldados. Entonces, el comandante entró con una metralleta y empezó a disparar, se escuchaban gritos de terror. No sabíamos que hacer, pasamos mucho miedo. Luego se hizo un gran silencio, él salió. Se reía. Su uniforme verde había cambiado de color estaba rojo por tanta sangre. Los mató a todos, ¿no recuerdo cuantos? Cuando se fueron del pueblo entramos a la casa para sacar a nuestros muertos para luego darles una digna y santa sepultura. Fue aterrador. Nos espantamos al ver por el suelo, desgarrados a tiros los cadáveres de nuestros familiares y amigos y las paredes manchadas de sangre".

Algunos niños que sobrevivieron a estos hechos sirvieron como testigos para reconstruir la siguiente trágica historia. Esto aconteció en Petén, la noche del 6 de diciembre del año 1982. Y fue conocida como la masacre de Las Dos Erres, dejó un saldo de 178 víctimas entre hombres, mujeres y niños. Un bebe de meses de nacido fue lanzado vivo al fondo de un pozo y luego casi todos los menores de edad. Mientras se masacraba a los niños a los hombres adultos los mantenían encerrados en la iglesia del pueblo que fue elegida como centro de tortura. A la sepultura colectiva en aquel pozo siguieron las mujeres, después de violarlas las colocaban a orillas del pozo y les daban un garrotazo en la cabeza. Mucha gente seguía viva cuando fue arrojada. Familiares de las víctimas de esta masacre señalan como principales responsables a los coroneles: Roberto Aníbal Rivera Martínez y César Adán Rosales Batres, el mayor de infantería Carlos Antonio Carías López, el sargento mayor Reyes Colín Gualic, y el sargento Carlos Humberto Oliva Ramírez.

"Esperamos muchos años por ver la justicia, no éramos delincuentes, yo vi cuando mataban a la gente, a nosotros nos tuvieron durante cinco horas hincados, metían sus fusiles en nuestra boca amenazando con matarnos porque les pedíamos que no mataran a los demás", expresó Raúl Gómez, uno de los sobrevivientes que compareció en agosto del año 2011 como testigo.

Hasta aquí esta macabra historia.

Estos escalofriantes testimonios no quitan relevancia a otros. Otro testigo que logró sobrevivir otra masacre cuenta cómo un grupo de militares golpeaban con saña a niños de brazos contra las piedras del rio estando sus padres presentes.

Hay cerca de 600 masacres documentadas y cientos que han quedado en el olvido. Es muy fuerte y difícil revivir estos hechos pero considero necesario hacerlo para crear conciencia y al menos procurar cambiar está conducta irracional e insensata en nuestros jóvenes. Y que hechos similares no vuelvan a repetirse jamás en la vida. Aunque lo anterior descrito sea nada más una pequeña reseña de lo acontecido durante los 36 años de guerra es suficiente para definir la crueldad perpetrada en contra de cientos de miles de guatemaltecos. «La consciencia se resistía a dejarme en paz. El dolor aunque no sea tuyo también te desgarra y no te deja vivir». "Vi la muerte rondando por las calles" llenando de pavor y desesperación hasta el último rincón. El silencio, único testigo de aquellas acérrimas crueldades se aferraba a nuestros pensamientos para no exteriorizarse por temor a terminar como los miles de guatemaltecos inocentes que yacían enterrados en cementerios clandestinos en tumbas colectivas sin siquiera ser identificados por sus allegados. Por fortuna mis hijos nacieron en una sociedad más justa. En 1980, emigré a Suecia por causas que describirán algunas de mis narraciones. Gobernada durante el periodo 1969-1976, por el extinto primer ministro Olof Palme, abogado y líder del Partido Social Demócrata Sueco.

Suecia, se había ganado la simpatía de muchos grupos que resistían a la política de tierra arrasada aplicada por los perversos dictadores de América Latina y por su generosidad al convertirse en protectorado de los perseguidos. En los días posteriores a la muerte del presidente chileno, Salvador Allende, asesinado el 11 de septiembre del año 1973 por defender sus ideas políticas y pretender establecer un sistema justo y democrático. Sobre su muerte circulan muchas especulaciones, detalles aquí irrelevantes. Lo que sí es significativo señalar que fueron los bombardeos de los fascistas apadrinados por los yanquis y dirigidos por Pinochet los autores de aquella horrible tragedia. Fue uno de los primeros países en ofrecer ayuda a los desplazados chilenos. El día de su muerte muchos...

Dateiformat: EPUB
Kopierschutz: Wasserzeichen-DRM (Digital Rights Management)

Systemvoraussetzungen:

Computer (Windows; MacOS X; Linux): Verwenden Sie eine Lese-Software, die das Dateiformat EPUB verarbeiten kann: z.B. Adobe Digital Editions oder FBReader - beide kostenlos (siehe E-Book Hilfe).

Tablet/Smartphone (Android; iOS): Installieren Sie bereits vor dem Download die kostenlose App Adobe Digital Editions (siehe E-Book Hilfe).

E-Book-Reader: Bookeen, Kobo, Pocketbook, Sony, Tolino u.v.a.m. (nicht Kindle)

Das Dateiformat EPUB ist sehr gut für Romane und Sachbücher geeignet - also für "fließenden" Text ohne komplexes Layout. Bei E-Readern oder Smartphones passt sich der Zeilen- und Seitenumbruch automatisch den kleinen Displays an. Mit Wasserzeichen-DRM wird hier ein "weicher" Kopierschutz verwendet. Daher ist technisch zwar alles möglich - sogar eine unzulässige Weitergabe. Aber an sichtbaren und unsichtbaren Stellen wird der Käufer des E-Books als Wasserzeichen hinterlegt, sodass im Falle eines Missbrauchs die Spur zurückverfolgt werden kann.

Weitere Informationen finden Sie in unserer E-Book Hilfe.


Download (sofort verfügbar)

6,99 €
inkl. 5% MwSt.
Download / Einzel-Lizenz
ePUB mit Wasserzeichen-DRM
siehe Systemvoraussetzungen
E-Book bestellen